ventana colonial 001

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

El pueblo de Choroní ofrece al viajero la comodidad que necesita para pasar un estadía cómoda y sin problemas, allí abundan posadas de todo tipo y al nivel de exigencia que presente el visitante. Escasamente a una hora y media de camino atravesando las seductoras montañas del Parque Henri Pittier espera al turista el pintoresco y acogedor pueblo de Choroní, llamado así en honor a Santa Clara de Choroní. Choroní embriaga al visitante con su apariencia arquitectónica enclavada en el siglo XVIII.

Y es que ese pueblo y esas construcciones guardan justamente capítulos que inscribieron en su historia los indios "Choroní", los españoles y africanos en su encuentro por esas tierras. En 1616, la iglesia, a cargo de Fray Pedro Buitriago y gran parte de los indios encomendados por el capitán Diego de Ovalle habían establecido casas alrededor del templo, y no es sino hasta 1622 cuando el caserío es oficializado como, "pueblo" bajo la advocación y nombre de San Francisco de Paula por el juez poblador, Teniente Don Pedro Gutiérrez y el Vicario Pbro. Gabriel Mendoza. Mas adelante, adoptaría el nombre de Santa Clara de Asís y en 1964 pasó a llamarse santa Clara del valle de Choroní, conocida hoy como "Choroní".

Pero el encanto de Choroní no se queda solo en sus calles, casas, ventanales, ríos, afluentes y hermosas playas. También su gente irradia el calor que invita a compartir en esta tierra, aragueña. Y de ellos surge no solo el trato singular, sino una gran cantidad de manifestaciones culturales entre las que prevalece el ardiente toque del tambor que ha llevado a mas de uno, a contonearse en las excitantes figuras rítmicas del baile negro. Disfrute las posadas y playas!

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar